miércoles, diciembre 7, 2022
InicioTeam Buzz¿Qué es NFT y cómo funciona?

¿Qué es NFT y cómo funciona?

Tres letras, una sigla, se han convertido en uno de los términos que ha irrumpido con más fuerza en los últimos tiempos. Se trata de NFTNon Fungible Token o Tokens no fungibles, en castellano, que viene a ser un certificado digital de autenticidad que mediante la tecnología blockchain, la misma que se emplea en las criptomonedas (los tokens), se asocia a un único archivo digital. A partir de ahí, se ha construido una nueva forma de expresión (y negocio) digital.

Si la explicación anterior sobre en qué consiste el NFT no ha despejado todas las dudas, cabe recordar que un bien no fungible es aquel que no se consume con su uso, que no puede ser reemplazado y que no es sustituible. Es algo único, al contrario que ocurre con el dinero: puedes cambiar sin reparos un billete de 10 euros por otro de 10 porque ambos billetes tienen el mismo valor, son fungibles. Lo mismo ocurre con las criptomonedas. En el otro extremo, una obra de arte es el ejemplo más ilustrativo de bien no fungible: se trata de una pieza irrepetible, única, insustituible por otra.

Ahora llevemos todo esto a lo digital. Los NFT son unidades individuales –imagen, vídeo, audio, texto o archivo comprimido– con un valor único. Esto es posible porque cada activo digital obtiene un identificador en el que se registran metadatos (nombre del autor, su valor inicial o su historial de ventas) mediante tecnología de cadena de bloques, lo que garantiza que la pieza no se pueda duplicar.

Con estas premisas, estos activos han provocado una suerte de nueva fiebre del oro en forma de criptoarte. La venta de NFT es una nueva forma de (intentar) ganar dinero de manera fácil en el mundo online y son muchos los artistas, influencers, celebridades, empresas y organizaciones subiéndose al carro.

Sólo en un año, en 2021, los NFT en forma de archivos de obra de arte, memes, cromos y casi cualquier cosa que pueda quedar registrado digitalmente generaron más de 3.000 millones de euros. Otra cosa bien diferente, como veremos un poco más adelante, es cómo está el mercado en el primer trimestre de 2022.

EL ORIGEN DE LOS NFT

El primer proyecto de NFT, que impulsó el nuevo concepto de criptoarte, soltó amarras en 2017 a través de la red de Ethereum, plataforma de código abierto que sirve para ejecutar contratos inteligentes. Los Cryptopunks, una colección limitada de 10.000 personajes originales (no hay dos iguales) creada por dos jóvenes canadienses Matt Hall y John Watkinson (LarvaLabs), obtuvieron un éxito sin precedentes.

Con la idea de que cada personaje sólo puede tener un dueño -acreditado por mediante tecnología blockchain-, se creó rápidamente un mercado de compraventa en el que los punks (de 24 x 24 pixels de tamaño) cambian de manos al mejor postor.

En mayo de 2021, los pioneros de Larva Labs vendieron por 16,9 millones de dólares nueve cabezas cryptopunk. Un año más tarde, el punk a la venta más económico tiene un precio de algo más de 96.000 dólares.

ASÍ SE DESATÓ LA LOCURA: 69 MILLONES POR UN NFT

También se puede fijar una fecha exacta en la que los NFT entraron en una nueva dimensión. Fue el 11 de marzo de 2021, cuando el archivo JPG ‘Everydays – The First 5,000 Days’ (‘Todos los Días: Los 5.000 primeros Días»), creado por el artista Beeple (Mike Winkelmann) fue vendido por 69,3 millones de dólares (57,8 millones de euros) por la casa de subastas Christie’s en Nueva York.

DESDE UN ‘TWEET’ A UN VAN GOGH

A partir de entonces, las noticias sobre piezas de criptoarte se multiplicaron a lo largo y ancho del mundo. Sin salir del mes de marzo de ese año, un columnista de The New York Times vendió un artículo por 560.000 dólares; un usuario de internet compró un cromo digital de Cristiano Ronaldo por 240.000 euros; Jack Dorsey, cofundador de Twitter, vendió su primer tweet por 2,9 millones de dólares y alguien adquirió un retrato digital realizado por la robot Shopia por 650.000 euros en una subasta.

Ya en abril de 2021, la protagonista del famoso meme Disaster Girl se embolsó 500.000 dólares por la venta del archivo original. En julio, Berners-Lee ganó 4,5 millones con la venta del archivo original de la WWW, que desarrolló en 1991. Y, ya en septiembre, el principal museo ruso, el Hermitage de San Petersburgo, recaudó casi medio millón de dólares al subastar NFT de obras de su colección, en concreto un Van Gogh, un Kandinsky, un Da Vinci, un Monet y un Giorgione.

CROMOS DE LA NBA Y LA LIGA

El mundo del deporte también ha visto en los NFT un nuevo negocio que explotar. La NBA ha sorteado grandes jugadas de la historia del baloncesto norteamericano en paquetes de cromos virtuales con precios de entre 9 y 299 dólares, creando un nuevo modelo de negocio. Y LaLiga ha llegó a un acuerdo con Sorare, empresa participada por futbolistas como Gerard Piqué, Antoine Griezmann o Rio Ferdinand, para distribuir NFT de los jugadores y abrir así una nueva vía de ingresos para los clubes. Por su parte, marcas como Marvel también están desarrollando sus propios archivos certificados.

METAVERSO, DONDE UN YATE DIGITAL VALE 650.000 DÓLARES

Mención especial merece el metaverso, la nueva dimensión paralela en la que los token pueden acabar imponiéndose como un negocio con un potencial incalculable. No en vano, ya se ha pagado 650.000 dólares por el Mataflower, un yate digital fabricado con bits y bytes, en el multiverso Sandbox.

Volviendo a la vida real, galerías y casas de subastas siguen adentrándose en el mundo de los NFT. Para muestra, este botón: la Julien’s Auctions de Beverly Hills sacó a subasta una guitarra Gibson ES-335 de Ketih Richards, acompañada por un clip en el que el rolling stone estampa su firma en el instrumento.

¿QUÉ PASA CON EL CRIPTO CRASH?

Hasta aquí, la irrupción y subida estratosférica de los NFT. Queda por ver si estos certificados digitales están en la cresta de la ola o dentro de una burbuja que tarde o temprano estallará. No en vano, estos token están vinculados a las criptomonedas, que últimamente atraviesan un momento delicado.

A mediados de mayo de 2022, los inversores de criptomonedas entraron en pánico y los mercados se desangraron con el desplome del Bitcoin y del resto divisas encriptadas (LUNA y TerraUST se llevaron la peor parte). La subida de los tipos de interés, la inflación o la guerra de Ucrania explicarían la huida masiva de los inversores de los activos de mayor riesgo.

Desde comienzos de año, los NFT mostraron los mismos síntomas que las criptomonedas y cerraron el primer trimestre con el mercado derruido. Un ejemplo patrio: hace un año, el youtuber Willyrex se convirtió en uno de los mayores defensores de los NFT y, en noviembre de 2021, acabó por sacar su propia colección de objetos digitales, vendiéndolos todos en apenas unos segundos tras invitar a su legión de seguidores a invertir. Seis meses después, Willyrex reconoció la pérdida de toda su inversión en NFT.

«Ahora es el mejor momento en el que podemos estar, apenas salen NFTs, porque ya no hay ruido, ahora te puedes enfocar en las personas que siguen trabajando con un mercado bajista. Este es el mejor momento», insistió el youtuber español, desatando una oleada de críticas.

TAGS

Most Popular