lunes, septiembre 26, 2022
InicioNOTICIASAtento Nate Díaz: Las veces que UFC castigó a un peleador por...

Atento Nate Díaz: Las veces que UFC castigó a un peleador por no extender su contrato

En la última semana Dana White mencionó que quiere armar un combate entre Khamzat Chimaev y Nate Díaz, algo que para muchos (también para nosotros) es descabellado, pues no tiene mucho sentido en las carreras dispares que viven ambos peleadores.

Dentro de los argumentos expuestos para rechazar este combate se ha dicho que es una especie de castigo para Nate Díaz por no querer extender su contrato con UFC, el cual finaliza ahora tras su último combate en el octágono.

Ante aquello, Dana White, presidente de UFC, criticó a quienes sostienen aquel argumento y señaló que la pelea entre Chimaev y Díaz era lucrativa y por eso le interesaba realizar el combate y que no era una especie de castigo para Nate.

Pero, estas prácticas de «castigar» a los peleadores que no extienden su contrato con UFC no son nuevas, algo que fue revelado hace muy poco por Joe Silva, ex matchmaker (armador de peleas) de UFC, durante el juicio anti-monopolio que enfrenta la compañía presidida por Dana White.

La demanda Antimonopolio en contra de UFC fue presentada por un equipo de excombatientes de UFC contra ZUFFA LLC y allí fueron reveladas las prácticas de Silva quien utilizó cláusulas para garantizar que los peleadores estuvieran bajo el control de UFC durante el mayor tiempo posible, en términos menos que ideales para los peleadores.

En la investigación se pone como ejemplo a Jon Fitch, ex retador al título de peso welter de UFC, quien señaló que «si no me negociaba mi extensión de contrato antes de mi última pelea no me daban el acuerdo por la pelea titular».

En su declaración, Fitch dijo que eso también le sucedió al actual peso pesado de UFC, Andrei Arlovski, y al ex luchador Roger Huerta. «Conozco dos ejemplos en los que los muchachos fueron lo suficientemente valientes para llevarlo a cabo», dijo Fitch. “La mayoría de los muchachos saben que si no firman la renovación, no obtienen su acuerdo o son castigados con una pelea desfavorable. Si no logras tu acuerdo, no te pagan, no obtienes dinero, no puedes alimentar a tus hijos».

La versión de Silva

El ex matchmaker, Joe Silva declaró ante el fiscal que “si un peleador rechaza el nuevo acuerdo que ofreces entre la tercera y la cuarta pelea, enfrentaba una situación en la que peleaba el último combate con menos compensaciones de la que habría recibido si hubiera aceptado el nuevo trato. O sea decidían pelear por menos dinero».

Junto con el poder de hacer que los peleadores enfrentaran condiciones adversas si no extendían el acuerdo, Silva también comentó que la empresa podía hacer que los atletas esperaran largos períodos de tiempo antes de recibir una oferta de combate.

Otra de las herramientas de Zuffa según la declaración de Silva, es que UFC puede extender los contratos de los peleadores por seis meses si rechazan una pelea. El informe establece que, «en principio, Zuffa podría retener a un luchador bajo contrato a perpetuidad si el luchador se negaba a aceptar los enfrentamientos propuestos por Zuffa, luego eso se cambió a seis meses».

Si cree que eso es descabellado, recuerde que UFC no le permitió a Georges St-Pierre, quien estaba retirado desde hace mucho tiempo, que finalizara su contrato para poder realizar una pelea contra Oscar De La Hoya en un combate de boxeo de exhibición. Esta estrategia también ha sido implementada durante mucho tiempo por UFC, con documentos de demanda que revelan cómo han negociado despiadadamente durante años. Como uno de sus muchos movimientos, el ex matchmaker Joe Silva admitió que cuando los peleadores rechazan las extensiones de contrato y quieren probar la agencia libre, “los puse en una preliminar contra un tipo realmente duro para su última pelea».

El contrato que rechazó Roy Nelson

En el informe realizado por el fiscal, se advierte de un correo electrónico de Lorenzo Fertitta, ex dueño de UFC, donde le escribió al manager de Roy Nelson donde se le ofrece una extensión de contrato por 9 peleas con un pago de 125 mil dólares por presentarse + 50 por ganar una pelea regular, 500 mil dólares por lograr una pelea por el título y 500 mil extras si se transforma en campeón y logra defender el campeonato, además si el PPV hacía más de 600 mil ventas ganará 1,1 millones de dólares.

El tema es que el correo cerraba con la siguiente frase “si Roy Nelson no firma la extensión de contrato, dile que puede pelear contra Dos Santos el 15 de junio en Winnipeg en su última pelea por 24 mil dólares por presentarse + 24 mil si es que gana. Y si rechaza esa pelea, tendremos la facultad para extender su contrato de manera unilateral».

Nick Díaz ya sufrió con las negociaciones de UFC

El estilo de negociación de UFC ya lo sufrió Nick Díaz, según reveló Joe Silva y que también estaba escrito en unos correos electrónicos de abril de 2010, cuando se discutió la idea de extender el contrato de Nick.

«Les rebajé a propósito la primera oferta sabiendo que la rechazarían», escribió Silva. “así que le haré la siguiente propuesta: Primera pelea 29 mil + 29 mil, segunda pelea 32 mil + 32 mil, tercera pelea 35 mil + 35 mil, cuarta pelea 38 mil + 38 mil? Si lo rechazan, pondré a Nick Díaz en una preliminar contra un tipo realmente duro para su última pelea».

En su declaración, se le preguntó a Silva sobre esta táctica de darle a un peleador un «tipo realmente duro» para su pelea final, si se han negado a volver a competir con UFC. Hablando sobre la situación de Díaz, Silva dijo que le habría dado a Díaz un «tipo duro de todos modos», pero admitió que era más probable que le diera a un peleador que estuviera en subida si no firmaba la extensión de contrato.

Los documentos revelan otra negociación de Silva que le hizo a Héctor Lombard. El informe explica que cuando Lombard estaba en la cuarta pelea de su contrato de un total de ocho peleas con UFC, ganaba $ 205,000 para presentarse y $ 75,000 por ganar. Sin embargo, Silva dijo que pudo convencer a Lombard de pelear por menos de la mitad de esa cantidad ($ 100,000) a cambio de no ser cortado por UFC.

Francis Ngannou el último en alegar por su contrato

El campeón de peso pesado de UFC, Francis Ngannou, se encuentra en la última pelea de su contrato actual. Esa debería ser su primera defensa del título en una pelea por el título de unificación contra el campeón interino Ciryl Gane en UFC 270 el 22 de enero de 2022, pero la cláusula que tiene el campeón no son muy favorables.

«Han estado tratando de ejercer presión con esas extensiones, pero no firmé un nuevo acuerdo», le dijo Ngannou a Ariel Helwani en una reciente visita a The MMA Hour. “Y creo que ese es básicamente el problema. Eso es lo que está causando todos estos problemas porque no quiero firmar un nuevo acuerdo en ciertos términos. No me funciona porque no me siento protegido en esos términos».

“En los últimos dos años, luché dos veces y luego tuve que pedir dinero prestado para viajar. A nadie le importa. No tengo ninguna garantía en ese trato. Y no tengo cotizaciones. Entonces, basado en esa experiencia, quiero obtener algo mejor. Mejores términos en mi contrato y, obviamente, el dinero que merezco».

De hecho, Ngannou fue tan critico que señaló que se retirará de las MMA una vez defendido su cinturón de campeón de peso pesado, señalando que “siento que no debería necesitar pedir dinero prestado para mi campo de entrenamiento. En algún momento, voy a buscar el dinero en el boxeo. Te aseguro que me iré a hacer ese boxeo. Eso es seguro».

Recientemente, Francis Ngannou se retractó de retirarse de las MMA, pero dejó en claro que si las cosas no le salen bien, tampoco forzará las conversaciones.

“Obviamente, me frustra todo lo que está sucediendo. Pero, honestamente, quiero quedarme en UFC. Espero que vayamos al grano, pero mientras tanto, si no funciona, no funciona y tendré que irme. ¿Qué más puedo hacer?».

TAGS
- Advertisment -

Most Popular