lunes, septiembre 26, 2022
InicioTOPTOP 5: Las mentiras que te dicen cuando empiezas a entrenar Jiu-jitsu

TOP 5: Las mentiras que te dicen cuando empiezas a entrenar Jiu-jitsu

Al empezar la formación en BJJ, muchos entrenadores y cintas superiores te entregarán sus argumentos e incluso algunos típicos clichés para vender el BJJ y el estilo de vida que conlleva. Dado que los recién llegados son entusiastas y tienen ganas de agradar, la mayoría se compran estas líneas como verdades absolutas en lugar de medias verdades. Con el tiempo, el practicante comenzará a ver los agujeros que sobresalían en estas creencias y empezará a desarrollar su propia filosofía respecto al BJJ como arte marcial y deporte. Aquí están las 5 grandes mentiras que se les dice a los cinturones blancos cuando comienzan su entrenamiento.

1) El BJJ está libre de egos

Eddie Bravo dijo que “el BJJ es un filtro para imbéciles”. Esto es en cierta parte verdad, hasta que comienzas a seguir en las redes sociales a los peleadores de alto nivel y te das cuenta cuánto se aman a sí mismos. Si tú visitas otra academia, algunos entrenadores no se ayudan a sí mismos ya que hablan mal de otros coaches y escuelas frente a sus estudiantes e invitados. De seguro el BJJ te hará más humilde si trabajas con mejores compañeros de entrenamiento, pero los tatamis todavía están llenos de seres humanos con emociones y egos normales.

2) La técnica supera al tamaño

Sí, el BJJ te proporcionará una gran ventaja sobre la mayoría de los oponentes más grandes y sin entrenamiento en una situación de autodefensa. Sin embargo, tiene sus límites. Si eres un hombre con 2 años de entrenamiento que mide 1,78 m y pesa 77 kilos, sigue siendo probable que te metas en un mundo de problemas si eres desafiado por un apoyador de la NFL con mala actitud. Hay límites respecto a lo que el BJJ puede hacer por ti en una situación de autodefensa. La mejor lección obtenida del BJJ es saber lo que otro ser humano es capaz de hacer, para evitar confrontaciones físicas a toda costa.

3) El BJJ es seguro

Al empezar el entrenamiento se dice que el BJJ es mucho más seguro que el Boxeo o el Muay Thai y que cualquiera puede hacerlo. Tendrás al hombre mayor en el gimnasio presumiendo de cómo todavía es capaz de entrenar varias veces a la semana a pesar de tener más de 50 años. Después de un tiempo, te darás cuenta que tus compañeros de entrenamiento usan soportes para las rodillas y los tobillos, drenan sus orejas, se quejan de dolores en el cuello y los hombros, y programan citas al quiropráctico. Aunque el deporte es relativamente seguro, no hay que olvidar que es un deporte de combate en el que se desgasta el cuerpo y se producen lesiones.

4) La comunidad del BJJ es una gran familia

Sabemos que la mayoría de las familias son disfuncionales con miembros que no se hablan el uno al otro y que están constantemente hablando mal entre ellos. Así que en ese sentido, la comunidad del BJJ es una gran familia. Hay mucha política en el BJJ entre academias, entrenadores y estudiantes. Aunque la mayoría de la gente del BJJ es agradable, no pretendamos que sea una utopía perfecta. Hay gente por ahí que tiene menos nobles intenciones y hay rivalidades entre diferentes equipos y facciones.

5) El BJJ es para todo el mundo

La barrera de entrada para el BJJ es baja y a todo el mundo se le da la bienvenida a entrenar, pero si se continúa con regularidad es muy duro. Al final, las personas que se mantienen entrenando tienen un ardiente deseo y pasión por el arte suave y están dispuestos a hacer sacrificios para aprender y entrenar. La realidad es que el BJJ es un hobby caro, que cobra un peaje físico en el cuerpo, y requiere que los participantes se sientan cómodos rodando por el suelo con los fluidos corporales de otras personas. La mayoría de la gente normal no se somete a este tipo de estilo de vida.

TAGS
- Advertisment -

Most Popular