Kimbo Slice vs Dada 5000, ¿la peor pelea de MMA de la historia?

0
9816

Lo que se desarrolló dentro del Toyota Center en Houston, Texas, el 19 de febrero de 2016 fue verdaderamente una pelea muy rara y extraña, una pobre exhibición de acondicionamiento por parte de Kimbo Slice (5-2-1) y Dada 5000 (2-0-1) que provocó que los tuiteros la compararán con una pelea de Homero Simpson. Algunos incluso creen que es la peor pelea promovida por una promoción grande en la historia.

Muchos se hicieron la siguiente pregunta ¿Es este el tipo de peleas por las que Bellator quiere ser conocido?

Con resumir que en la segunda ronda, cuando Slice —a propósito de nada— se agotó tanto que casi se acuesta dentro de la jaula. Como la mayor parte del resto de la pelea, fue extraña e hilarante, casi inexplicable. Nadie había visto nunca algo así, y probablemente nunca lo volveremos a ver.

La secuencia ocurrió durante una de las muchas y pesadas sesiones de agarre de los dos hombres contra la jaula. Slice, quien acababa de aterrizar una derecha voladora y un corte superior sobre su oponente novato, simplemente se hundió en sus manos y rodillas como diciendo, simplemente tomemos un descanso aquí.

Es tentador decir que se derrumbó, pero eso implicaría el uso de energía. Esto fue más una depresión.

Quizás otro indicador de cómo había ido esta pelea fue que no terminó ahí. De hecho, Slice regresó para ganar el combate por nocaut técnico en el tercer asalto después de que Dada (nombre real: Dhafir Harris) también se derrumbara, debido a una acumulación de golpes y su propio condicionamiento aborrecible.

La victoria le dio a Slice, de 42 años (nombre real: Kevin Ferguson), su segunda victoria consecutiva desde que regresó a la jaula después de una ausencia de cinco años. La identidad del ganador, sin embargo, estaba completamente fuera de lugar en la historia de esta pelea.

Esta fue, sin exageraciones ni vacilaciones, la peor pelea en la historia moderna de las MMA.

Y debido a eso, también se volvió genial.

“Estoy tan sin aliento en este momento”, le dijo Slice al comentarista de Bellator, Jimmy Smith, dentro de la jaula cuando finalmente, y afortunadamente, acabó. “Ojalá hubiera sido un poco diferente, pero el trabajo duro y la victoria fue nuestra”.

Para muchas de las personas que se quedaron despiertas para ver aquella cartelera y gratis en SpikeTV, fue muy divertido. Ya sabes, de la misma manera que una comedia de payasadas o una terrible canción pop de los 80 puede ser divertida. Fueron más de 11 minutos (y chico, parecía más largo) hecho a medida para una reacción instantánea en las redes sociales.

Slice y Dada habían hecho un buen trabajo en la previa, despertando el interés del público por esta pelea, que nos dijeron que resolvería un rencor de años entre los dos ex combatientes callejeros. Cada uno de ellos realizó promociones inspiradas, aparecieron en viñetas de video bien elaboradas y se juraron un odio durante la conferencia de prensa previa a la pelea.

Solo una vez que comenzó la pela nos dimos cuenta de que todo había sido una distracción. Para esta pelea más grande de la vida de ambos, parecía que ninguno de los dos había estado en forma para dar un solo asalto, y mucho menos tres.

La acción comenzó lentamente y se detuvo por completo en varias ocasiones. Slice y Dada lanzaron su parte de golpes de poder, pero ninguno de los dos demostró ser capaz de proporcionar la pelea titánica que habían prometido durante el período previo.

Slice intentó un derribo en los primeros 20 segundos y se quedó visiblemente sin aliento a mitad de la primera ronda. De vez en cuando, Dada parecía el luchador más fresco, y conectó algunos golpes, pero no pudo convocar la capacidad de forzar un paro.

Dada se veía tan mal, por un momento que todo el mundo se preocupó. Al final resultó que, el único peligro era que uno de estos hombres se derrumbara de un ataque al corazón.

Los derribos de Slice pasaron de derribos a doble pierna a tropiezos y, finalmente, a él simplemente cayendo sobre Dada. Una vez que puso las cosas en el suelo, no pareció saber qué hacer a continuación. En los pies, sus golpes parecían agotados de su antes temible poder, quizás de forma permanente.

Kimbo Slice tras el encuentro fue consultado si estaba cansado diciendo que no antes de explicar como logró conseguir la victoria.

“El perder no es una opción para mí. Tienes que realmente superar el infierno de mí allí. No voy a nunca darme por vencido. No me importa si tiene una sumisión vas a tener que romperme o ponerme a dormir. Y si tienes mejores manos vas a tener que noquearme. Es una tontería que el árbitro la detuviera. Soy ese tipo de peleador. Usted sabe lo que estoy diciendo, no voy a rendirme nunca o darme por vencido en una pelea. Mientras yo pueda respirar y estar parado en mis pies, voy a seguir”.

Finalmente, hubo algunos momentos tensos mientras esperaba saber si Dada estaba bien, pues terminó recibiendo oxígeno y fue trasladado a un hospital para observación.

Esta pelea fue terrible, pero sin duda obtuvo calificaciones asesinas para Bellator, pues aunque logró un buen rating, muchos dudaron de la empresa como una verdadera promotora de peleas de MMA.

En cierto modo, tal vez eso hizo que todo fuera un éxito extraño para todos los involucrados, pero la conclusión final fue que nadie quiere volver a ver esto nunca más.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here