Dustin Poirier admite que terminó con dolores por culpa de las patadas de Conor McGregor

0
6610

Dustin Poirier salió con la mano levantada en su último encuentro contra Conor McGregor, pero definitivamente sintió los efectos de la pelea posterior.

Durante una aparición en el podcast “Punchin ‘In de American Top Team”, Poirier entró en detalles sobre los intercambios de patadas entre él y McGregor en UFC 264 el mes pasado, los cuales afectaron a ambos. De hecho, por primera vez en la historia, Poirier dice que experimentó dolor en la rodilla luego de una semana de pelea debido a la naturaleza poco ortodoxa en la que tuvo que contrarrestar las patadas de McGregor.

“Me han golpeado muchos pateadores pesados, pero nunca antes había estado una semana después de la pelea con dolores realeas en mis huesos. Me dolía mucho la rodilla”, dijo Poirier. “Ni el muslo ni la pantorrilla, me dolía la rodilla”.

Según Poirier, no pudo controlar las patadas bajas de McGregor de una manera tradicional, lo que resultó en que las patadas de su oponente golpearan la rodilla de Poirier en lugar de su espinilla. En algún momento de la pelea, McGregor sufrió una lesión en su pierna izquierda (no está claro si ocurrió por una de las patadas controladas, o cuando la pierna de McGregor golpeó el codo de Poirier, o en algún otro momento de la contienda) y no pudo pararse al final de la Ronda 1. Entre la primera y la segunda ronda, se determinó que la pierna de McGregor estaba rota y no podía continuar.

Poirier cree que las patadas de McGregor que aterrizaron en su rodilla podrían haber contribuido a la eventual lesión que puso fin a la pelea.

“Solo sé que por haber sido pateado y pateado tantas veces a lo largo de los años que cuando una patada aterriza mal, sé que nos duele a ambos. En UFC 264 hubo una patada donde giré un poco la rodilla, no tenía mi peso como un check tradicional y sabía que era malo para él. Sabía que eso dolía mucho”, explicó Poirier.

“Sinceramente no sé cuando fue que sucedió la lesión de él. No sé, estaba lanzando patadas fuertes y muchas de ellas golpeaban mi rodilla. No pude controlar tradicionalmente las patadas, pero giré la rodilla y estuvimos hueso con hueso y fue peor para él”, selló “El Diamante”.

Aunque la pelea de trilogía entre Poirier y McGregor marcó la primera vez que experimentó un dolor persistente en la rodilla, Dustin dijo que en realidad fue Justin Gaethje quien le causó la peor lesión en la pierna de su carrera cuando pelearon.

“Gaethje”, dijo Poirier cuando se le preguntó cuál de sus oponentes tenía las patadas más duras. “Me rompió parcialmente el cuádriceps. En la pelea, a él no le importa la posición, lanza patadas tan fuerte como puede solo para aterrizarlas, sin preocuparse por las repercusiones. Sin configuraciones”.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here