Conor McGregor hace una actualización de su lesión y afirma que tuvo ‘fracturas por estrés’

0
1006

La pierna de Conor McGregor podría no haber estado al 100 por ciento en su pelea de trilogía con Dustin Poirier en UFC 264, según explicó el propio “The Notorious”.

El sábado, McGregor sufrió una fea lesión, luego diagnosticada como una fractura de tibia, que terminó el evento principal en la primera ronda cuando un médico determinó que Conor ya no podía continuar. El ex campeón de dos divisiones se sometió a una cirugía el domingo y se espera que esté fuera de competencia por todo lo que queda de 2021.

McGregor se dirigió a Instagram para proporcionar una actualización sobre su condición y afirmó que en realidad ingresó a la pelea de Poirier con fracturas previas en su pierna por estrés, señalando que Dana White y UFC estaban al tanto de esto y que la pelea casi no sucede.

“La pierna está mejor que nunca”, dijo McGregor. “Me lesioné al entrar en la pelea. La gente me pregunta: ‘¿Cuándo se rompió la pierna? ¿En qué momento se rompió la pierna? Pregúntele a Dana White, pregúntele a UFC, pregúntele al Dr. Davidson, el médico jefe de UFC. Sabían que tenía fracturas por estrés en la pierna al entrar en esa jaula”.

“Hubo un debate porque estaba haciendo sparring sin espinilleras y pateaba la rodilla de mi compañero. Así que tuve múltiples fracturas por estrés en la espinilla por encima del tobillo y luego tuve problemas con el tobillo. De todos modos a lo largo de los años de jodidas peleas es casi normal todo esto”, agregó McGregor.

No está claro en qué punto exacto ocurrió la lesión de McGregor durante la pelea del sábado. En la conferencia de prensa posterior a la pelea de la noche, Poirier se preguntó si podría haber sucedido cuando controló una de las patadas de McGregor, mientras que el entrenador de McGregor señaló que pudo haber ocurrido cuando una patada que impactó en el codo de Dustin.

Según McGregor, el dolor en la pierna lo afectó tanto en el campamento que tuvo que desarrollar nuevas estrategias en el entrenamiento, algunas de las cuales realmente lo beneficiaron.

“Hice muchas sesiones de entrenamiento cuando me dolía el tobillo”, dijo McGregor. “Solía ​​entrenarme de espaldas y así es como desarrollé esos golpes desde la lona. Es por eso que Dustin se alejó de mí cuando estaba encima y le aterricé las patadas ascendente”.

“Me imagino que debe ser un lugar horrible el estar peleando con alguien como yo. Se necesita mucho esfuerzo para intentar aterrizar tiros desde tu posición superior y mientras estás tratando de hacer eso, estás perdiendo tu energía y te están agrupando con los codos hacia abajo y las patadas hacia arriba. Fue una habilidad que desarrollé porque tenía la pierna dañada y tuve que ajustar mi entrenamiento”, argumentó.

Aunque se espera que McGregor, quien cumplió 33 años el miércoles, esté fuera de acción por un período de tiempo considerable, ya está viendo un rayo de luz en su lesión. Según el irlandés si no hubiera sucedido, quizás nunca habría abordado sus problemas continuos en las piernas.

“Necesitaba recibir tratamiento en mi pierna”, dijo McGregor. “Necesitaba un tratamiento en el tobillo y necesitaba un tratamiento en la espinilla y nunca me hubiera comprometido a pasar por el quirófano a menos que hubiera sucedido algo como esto. Entonces ha sucedido algo como esto, voy a entrar y conseguir exactamente lo que necesitaba y lo que necesitaba era una espinilla de titanio. Así que ahora tengo una varilla de titanio por la rodilla, desde la rodilla hasta el tobillo y el médico dijo que es irrompible”.

“Entonces empezaré a jugar con el equilibrio, aprendiendo a pararme sobre él de nuevo”, continuó McGregor. “Aprendiendo a mantener el equilibrio en una sola pierna de nuevo. Entonces construiré la fuerza. Entonces tengo una pierna de titanio irrompible. Estaba hablando con mi fisioterapeuta que estaba con Arnold Schwarzenegger y le dije: ‘Soy como Arnie en Terminator 2 ‘ ”.

A unos días de la cirugía, McGregor admitió que el proceso ha sido más agotador para él de lo que esperaba. Si bien su reacción inicial al procedimiento fue completamente positiva, desde entonces recibió una verificación de la realidad en cuanto a lo difícil que será el viaje hacia un regreso.

“Salí de la cirugía y me sentía muy eufórico”, dijo McGregor. “El trabajo estaba hecho, fue un gran trabajo que se hizo y yo estaba como, ‘Sí, lo tengo. Será fácil. Puedo hacer esto sin problema ‘. Y luego choco contra una pared, tengo mucho dolor, mi movilidad va a ser así por un tiempo. No serán unos días o incluso algunas semanas, será un poco más de tiempo”.

“Sé que habrá altibajos en este viaje en el que voy a estar y ahora soy consciente de ellos y estoy un poco más feliz y aceptándolo un poco más. Estoy motivado para seguir adelante”, selló Conor McGregor.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here