Santiago Ponzinibbio mira a un chileno como próximo rival en UFC

0
642

Santiago Ponzinibbio esperó mucho tiempo para volver a celebrar una victoria, pero ciertamente recuperó el tiempo perdido con su actuación contra Miguel Baeza en UFC Vegas 28.

Luego de problemas de salud, incluida una desagradable infección bacteriana que lo mantuvo marginado durante la mayor parte de dos años, el peso welter argentino se quedó corto en su primera pelea a principios de este año, por lo que tuvo mucho en juego en su regreso a la acción el sábado por la noche.

Ponzinibbio no solo hizo el trabajo con una victoria por decisión unánime, sino que participó en una pelea memorable de ida y vuelta que probablemente se convertirá en una de las mejores peleas de todo 2021.

“Necesitaba eso”, dijo Ponzinibbio sobre su victoria en la conferencia de prensa posterior a la pelea. “Necesité 15 minutos para demostrar lo que puedo hacer. Todavía estoy aquí para pelear con los mejores luchadores del mundo. Eso probé esta noche”.

“Este tipo, Miguel Baeza, me da más valor en mi victoria, es un chico duro. Quizás no sea muy popular, es nuevo pero es muy buen tipo. Es un prospecto. Es muy duro y me da más valor en mi victoria”, agregó el argentino.

La victoria no fue fácil de ninguna manera.

La primera ronda vio a Ponzinibbio absorber mucho castigo en su pierna adelantada cuando Baeza lo atacó con numerosas patadas en la pantorrilla que causaron un daño considerable. Parecía que su movimiento estaba comprometido, pero Ponzinibbio agregó que la lona en el octágono estaba bastante resbaladizo, lo que también le impidió encontrar el equilibrio en los primeros pasos.

A pesar de los mejores intentos de Baeza de frenarlo, Ponzinibbio no iba a permitir que las patadas le impidieran regresar más tarde en la pelea.

“Siento [las patadas], por supuesto, pero les dije que nada puede detenerme”, dijo Ponzinibbio. “Solo que esto sucedió, me pueden dar un golpe en el lugar correcto, está bien, pero siento dolor. Siento mi pierna un poco hinchada pero no me importa, continué con mi estrategia”.

“Seguí con los golpes. Dije que voy a ganar esta pelea, no puedo perder con este chico. Seguí haciendo mi trabajo y puse mis manos sobre él”, complementó.

Según Ponzinibbio, el punto de inflexión llegó al comienzo de la segunda ronda después de que se calmó y comenzó a escuchar los consejos de sus entrenadores en la esquina.

“La primera ronda, esta situación [con las patadas], comencé a sentir [el dolor], comencé a escuchar mi esquina, está un poco resbaladizo, no me siento muy cómodo”, le dijo Ponzinibbio a su esquina.

“Al comienzo del segundo asalto, me golpeó con un puñetazo y le dije que no parara, voy a vencer a este tipo. Puedo moverme bien y después de un minuto en la segunda ronda, todo comenzó a cambiar”.

A partir de ese momento, Ponzinibbio respaldó sus palabras al ir tras Baeza con agresión y una salida implacable que ayudó a cambiar el impulso en la pelea. Si bien Baeza definitivamente se mantuvo hasta el final, Ponzinibbio claramente había hecho lo suficiente para obtener la victoria y ambos luchadores fueron recompensados ​​con un bono de $ 50,000 dólares después.

En el papel, Ponzinibbio no tenía mucho que ganar con esta pelea considerando que Baeza no era un oponente clasificado o una entidad conocida en la división de peso welter de UFC. Nada de eso le importaba mucho a Ponzinibbio, ya que estaba listo para cualquier desafío que el UFC le lanzara después de quedarse corto en su última pelea.

“Yo sé quién soy. Sé que puedo ser campeón del mundo ”, dijo Ponzinibbio. “Necesito venir aquí y demostrar lo que puedo hacer. Por eso no me importa. Le dije a UFC. Me gustaría estar de regreso lo antes posible y me dijeron ‘tenemos a este niño en junio, a nadie le gusta pelear con este niño’, dije que me lo dieran. Voy a vencer a este tipo me dije”.

“Con suerte, volveré a la clasificación. Gané ocho de mis últimas nueve peleas, tengo 17 peleas para la empresa, 14 victorias. Soy el número 8 del mundo, hago muchas cosas con la esperanza de volver a la clasificación y tener una pelea más grande “.

Cuando se trata de futuros oponentes, Ponzinibbio tiene algunos nombres en mente ya que apunta a su próxima pelea a finales de este verano del hemisferio norte, posiblemente en agosto o septiembre.

“Realmente me gustaría volver a la clasificación”, dijo Ponzinibbio. “Me dan un tipo duro. Quizás Vicente Luque (peleador chileno-brasileño), lo está haciendo muy bien, podemos hacer una pelea emocionante. Lo respeto mucho. Creo que podemos hacer una gran pelea. Quizás también el tipo que pierda entre Stephen Thompson y Gilbert Burns, porque quizás el tipo que va a ganar, probablemente irán al cinturón. El tipo que pierde entre ellos es una muy buena pelea para mí”.

“Muéstrale al mundo que he vuelto. Puedo ser campeón del mundo. Puedo fajarme con los mejores luchadores del mundo. Seguro que volveré a hacer una pelea emocionante”, selló el argentino.

Te damos las gracias por suscribirte a Nuestro Canal de Youtube... Dale click al ícono y síguenos

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here