Floyd Mayweather Jr. vs. Logan Paul: La decadencia del boxeo

0
1296

Es difícil saber si es una pantomima o una astuta estrategia de marketing. Todo comenzó cuando el influencer de YouTube, Logan Paul le quitó la gorra al boxeador profesional e invicto, Floyd Mayweather Jr., iniciando una acalorada pelea, previa a la conferencia de prensa.

Floyd Mayweather Jr. contra Logan Paul parecía ser una incongruencia, pero es la última pelea dentro de una lucrativa serie de peleas de exhibición con boxeadores no profesionales, que parecería indicar la creciente decadencia del boxeo.

Mayweather vale cientos de millones, con un récord de boxeo profesional invicto de 50-0 y múltiples cinturones de títulos mundiales a su nombre. Paul no tiene cinturones a su nombre, pero tiene muchas visitas en YouTube, casi 6,000 millones y contando. Su historia es corta; ha perdido su única pelea profesional contra otro YouTuber.

Anteriormente, hemos visto a YouTubers pelear contra YouTubers; hemos visto boxeadores pelear contra estrellas de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés); incluso hemos visto al hermano de Paul, Jake –también un famoso YouTuber– pelear contra un exluchador de MMA y un exjugador de la NBA y ganar en ambas ocasiones.

Pero lo que vimos el 6 de junio marcó, para bien o mal, marcó en el mundo de los deportes de combate.

¿Siempre es bueno innovar?

Hace casi 30 años, varios promotores decidieron innovar en el negocio de los deportes de combate e inventaron el UFC. Un octágono y varios peleadores de diferentes disciplinas fueron los protagonistas de una noche épica que cambió el paradigma de los deportes de combate. En pocas palabras le dieron el palo al gato, y es que hoy en día aquella empresa es una de las más famosas promotoras de peleas y más cotizadas del mundo.

Pero qué tan bueno es innovar en el boxeo a estas alturas, parece ser una pregunta recurrente y es que todo lo nuevo que vemos el ring parece hundir más al deporte rey de los combates, quien se muestra desesperado por llamar la atención de un nuevo público que según los promotores busca sólo entretenimiento y no admirar la capacidad de los atletas que se esfuerzan por conseguir un legado.

Los hombres de negocios deben estar frotándose las manos con júbilo. Cuando Jake Paul robó la gorra de Mayweather antes de la conferencia de prensa de su hermano y la pareja se enredó en un tumulto, las redes sociales y los medios de comunicación explotaron con videos y fotos de Mayweather luciendo furioso y es ahí cuando aparece el enemigo de un deporte que antes nos mostraba a atletas perfectos, dignos de admirar.

Durante la conferencia final más reciente en Miami Beach antes de la pelea, Mayweather enfatizó que Paul está entrando en lo desconocido.

«Hay una diferencia entre el boxeo de YouTube y el boxeo de élite, ustedes verán la diferencia», dijo Mayweather a Sky Sports.

«Él está confiando en su altura, está confiando en su alcance. Así que ya veremos. Me he entrenado un poco, aquí y allá, no todos los días. Pero no tengo que hacerlo».

Para el autor e historiador del boxeo Mike Silver, quien ha sido fanático de este deporte desde 1959 y ha visto a grandes como Sonny Liston, Muhammad Ali, Joe Frazier y Sugar Ray Robinson en acción, el auge de estas peleas lucrativas le indica que el deporte que creció amando está «muerto».

«El boxeo es un negocio y su negocio es el mundo del espectáculo», afirmó Silver, autor de «El arco del boxeo: el auge y la decadencia de la dulce ciencia».

«El boxeo es el mundo del espectáculo. Y lo único positivo que puedo decir es que esta gente gana dinero. Siento como tipos, grandes peleadores como Archie Moore, Sugar Ray Robinson, Willie Pep, deben estar dando vueltas en sus tumbas.

«[Los peleadores actuales] ganaron más en una pelea que lo que esos peleadores, grandes peleadores, lograron en todas sus carreras de boxeo profesional. Pero seamos realistas. Esto no es boxeo. El boxeo como yo lo conocí está muerto», agregó.

Pros y contras

Las peleas de exhibición no son inusuales para el boxeo. Ha habido espectáculos infames. Incluso el gran Ali luchó contra el luchador Antonio Inoki en 1976, un evento que Silver recuerda como «muy decepcionante».

Desde que Paul y el YouTuber británico KSI se enfrentaron en el primer combate de boxeo profesional entre YouTubers, esta rama ha crecido rápidamente.

Según Jake Paul, su nocaut en el primer asalto frente al exluchador de UFC Ben Askren en abril generó US$ 1.500 millones de suscripciones de pago por evento. Y con cada pago por evento con un costo de US$ 50, la pelea generó US$ 75 millones, aunque se ha puesto en duda esas cifras.

Silver dice que no se enfada con nadie que gane dinero donde pueda. Sin embargo, comenta que la idea de que Jake Paul, el «Kim Kardashian del boxeo», según Silver, genere tanta atracción en un combate profesional cuando solo ha peleado una vez profesionalmente es un reflejo de la «cultura basura» de la sociedad actual.

En la esquina opuesta, Michelle Joy Phelps –presentadora de box y fundadora de ‘Behind The Gloves’, cree que hay aspectos positivos que se pueden extraer de estas peleas.

«Se gana dinero a escalas tan grandes y la gente se sintoniza y la audiencia está ahí», dijo Phelps a CNN. «¿Cómo se está muriendo? Quizás tenemos más política de boxeo, lo que lo hace más frustrante».

«No creo en absoluto que esté muriendo, pero la política definitivamente ha complicado las cosas, por eso la gente está más agitada o molesta con el boxeo. Pero cuando ocurren los eventos que ellos quieren, el mundo entero está mirando».

Llenando un vacío

Una cosa que ha desilusionado a los fanáticos del boxeo en los últimos años es lo difícil que se ha vuelto para las organizaciones y los promotores del boxeo organizar peleas de alto perfil.

Hay cuatro comisiones principales en el boxeo profesional y 17 divisiones de peso. Anteriormente, solo había ocho categorías de peso, pero se agregaron más a lo largo de los años.

Cada comisión corona a su propio campeón mundial para una división de peso, a veces con varios campeones al mismo tiempo. La revista de boxeo ‘The Ring’ también corona a sus propios campeones mundiales.

La reciente ida y vuelta de Anthony Joshua-Tyson Fury decepcionó a muchos, mientras que una posible pelea entre Terence Crawford y Errol Spence parece poco probable en este momento.

Cuando Mayweather peleó contra Manny Pacquiao en 2015, la idea de la pelea había surgido cinco años antes y debido a que tomó tanto tiempo prepararla, se podría decir que ambos peleadores habían pasado su mejor momento cuando finalmente subieron al ring, dice Silver.

Según Silver, la razón de la dificultad en la organización de estos eventos estrella es porque cada comisión de boxeo tiene su propio campeón, lo que significa que cada uno es reacio a poner a un luchador en el ring contra los mejores oponentes por temor a perder.

Ahí es donde estas luchas de exhibición han llenado el vacío.

«Si el box se hubiera organizado como hoy en día, Marvin Hagler probablemente nunca hubiera peleado con Tommy Hearns, o si pelearon, tal vez sería después de que ambos estuvieran en su mejor momento», indicó Silver, quien también escribió los libros «La noche en que el árbitro contraatacó» y «Estrellas en el ring: campeones judíos en la edad de oro del boxeo».

«Probablemente nunca hubiéramos visto a Alexis Arguello contra Aaron Pryor. Probablemente tampoco hubiéramos visto a Sugar Ray Leonard contra Roberto Durán. Estas son peleas que hicieron historia del boxeo y hacen de este deporte lo que fue. Y lo más probable es que nunca hayamos visto a Frazier contra Ali. Es la absoluta codicia [que] se ha apoderado del deporte y la falta de respeto por el aficionado».

“No me digas que esto es boxeo”

Durante su carrera de boxeo de casi 20 años, Mayweather se ganó el apodo de «Money». Después de retirarse por segunda vez en 2015, ha peleado y vencido a la estrella de UFC Conor McGregor y al invicto kickboxer Tenshin Nasukawa, ganándose grandes días de paga.

La pelea contra McGregor fue algo así como un punto de inflexión, ya que la gente se dio cuenta de las grandes sumas de dinero que estos eventos podían generar.

Por esa pelea, Mayweather supuestamente ganó alrededor de US$ 275 millones, mientras que McGregor se llevó US$ 85 millones, según Forbes.

Si bien la calidad del boxeo ha dejado frustrados a muchos fanáticos de esta disciplina, otra de las críticas de permitir que los inexpertos entren al ring es su seguridad.

«Tu cerebro no estaba destinado a ser sacudido por golpes en la cabeza», dice Silver.

Los boxeadores profesionales han entrenado durante años para mover la cabeza y los pies y así evitar los fuertes golpes en la cabeza tanto como sea posible, y cuando no tienes experiencia en eso, los nocauts, los fuertes golpes en la cabeza y las conmociones cerebrales se vuelven más frecuentes.

«La idea es golpear a tu oponente en la cabeza», dijo Phelps. «No es un concurso de palmadas en el brazo. Recibir un golpe en la cabeza puede conmocionar a cualquiera».

«Y cuando no estás entrenado apropiadamente para mover la cabeza para evitar golpes, la mayoría de la gente simplemente se pone de pie e intercambia [golpes] y todo lo que ves es una pelea desagradable de gente lanzando tantos golpes a la cara como sea posible».

Si bien la primera pelea de Paul-KSI fue amateur y, por lo tanto, requirió protectores para la cabeza, las peleas posteriores han sido profesionales, lo que significa que han tenido las mismas condiciones que las profesionales –sin protectores para la cabeza y 12 asaltos de tres minutos–.

Sin embargo, para la pelea del domingo, la Comisión de Boxeo del Estado de Florida (FSBC) consideró un combate de exhibición porque no está sancionado por el organismo. La FSBC también confirmó que no proporcionó jueces para el evento, pero sí un árbitro. Ambos peleadores usaron guantes de 12 onzas y hubo un total de ocho rondas de tres minutos.

Esto ha resultado en algunos nocauts en la primera ronda, en particular el nocaut en la segunda ronda de Jake Paul sobre el exjugador de la NBA Nate Robinson, cuyas imágenes se volvieron virales en las redes sociales después.

Los riesgos de seguridad de permitir que estos peleadores no entrenados lo hagan con fuerza y violencia tiene a una sección de fanáticos del boxeo, que incluye a Phelps, cuestionándose si esta es una buena idea o si se debería implementar medidas más estrictas para proteger a los peleadores.

Entonces, después del rápido aumento de estos lucrativos combates de cuasi boxeo, ¿cuál es el poder de permanencia? Según Silver, se reducirá al dinero. «Si los fanáticos se disgustan y dicen: ‘No estamos interesados, no vamos a pagar por esto’, entonces los parámetros cambiarán».

«Pero no veo que cambie… depende de la economía».

Finalmente no sabemos cuánto gane el boxeo con estas peleas de farándula, pues quizás muchos no quieran volver estos bodrios como el que presentaron Paul y Mayweather o quizás los fanáticos no quieran seguir pagando por boxeo de verdad, o incluso por peleas de verdad, y sólo esperen ver este tipo de combate que le hacen un flaco favor a los deportistas que se esfuerzan día a día para salir a dar lo mejor de sí en cada velada.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here