¿Por qué el Boxeo paga más que las MMA?

0
6791

Te dejamos el video en Youtube para que pueda ver la explicación, así como también el texto en caso que desees leer e artículo.

Hace unas semanas Jon Jones destapó la olla y exigió un buen pago para enfrentarse a Francis Ngannou en un combate válido por el título de peso pesado de UFC.

Según el presidente de UFC, el mismísimo Dana White, Jones quería una cantidad de dinero obscena. Para ser más exacto, lo mismo que gana Deontay Wilder, o sea 30 millones de dólares. Una cifra impensada para UFC, salvo que seas Conor McGregor.

Antes de explicar el por qué el Boxeo paga que las MMA, cabe destacar que Jon Jones en total, está ganando cerca de 5 millones de dólares por cada pelea que tiene sobre el octágono.

Pero volvamos al tema, ¿Por qué los boxeadores ganan más que los peleadores de MMA?, siendo que ambos tipos de peleas profesionales se venden casi exactamente de la misma manera, o sea como un evento que muestra un combate entre dos atletas y se venden al público a través de entradas para eventos en vivo más el pago por evento, conocido como PPV y las diferentes ventas de transmisión por televisión alrededor del mundo.
Y la explicación de esto se basa en dos variables, la ley Mohammed Ali y el monopolio que tiene UFC dentro de las MMA.

Para eso utilicemos la década de los 90 como ejemplo. En aquellos tiempos en el boxeo había muchos promotores importantes, como Don King, Bob Arum, Main Event Promotions y HBO Boxing entre otros.

Si se fijan son grandes nombres a la hora de promocionar una pelea, ninguno más grande que otro, como lo es UFC en las MMA, por lo que todos deben competir en obtener a los mejores boxeadores en sus carteleras si es que quieren vender.

Bien pero expliquemos más detalladamente y pasemos a la Variable número 1: La ley Muhhammed Ali.

En el boxeo existen una cantidad enorme de títulos, además de órganos sancionadores, pues entonces si un campeón quiere defender su cinturón tendrá que hacerlo ante quien cumpla los requisitos de los órganos sancionadores, los cuales pueden ser varios nombres, o sea, el campeón no decide a su próximo rival en un 100%, sino que ante un listado acotado de contendientes, aunque siempre existe la posibilidad de que aparezca un “retador obligatorio”, si es que las comisiones atléticas así lo determinan.

Ahí es donde aparecen los promotores de boxeo para ofrecer contratos para realizar la pelea de boxeo, quienes según la ley Muhammed Alí deben revelar las compensaciones o ganancias de sus eventos, por lo que según sus estudios ellos saben cuanto podría dejar el combate y con eso en la mesa negocian con los boxeadores, algo que en UFC no ocurre, ya que las MMA no están cubiertas por esta ley, además que la compañía dueña del octágono negocia con sus atletas por varias peleas y no por una sola.

Variable número 2: El Monopolio de UFC

Como los títulos no son de las promotoras, ellos sólo ofertan por realizar y promocionar el combate por cierto cinturón, por lo que son varias las empresas quienes llegan a ofertar por llevar a cabo la pelea, por ende los boxeadores eligen quien podría organizarla y de ahí que los promotores ofrezcan tan buenos contratos, de hecho según estimaciones, los promotores de Boxeo ocupan el 70% del ingreso en conceptos de sueldos o bolsas, mientras que en UFC, por ejemplo sólo el 20%.

El resultado final de estos múltiples promotores en competencia, los títulos independientes y las protecciones federales es un mercado mucho más competitivo, por lo que en el ambiente del boxeo hay un dicho famoso que dice “los promotores compiten por los boxeadores y los boxeadores compiten por los títulos”. Mientras tanto, en las MMA ocurre lo contrario: para competir por un título, los luchadores tienen que competir entre sí para que el promotor los firme.

Esta regla no es absoluta eso si, obviamente, existen algunos peleadores de MMA que tienen más influencia que otros, cierto Conor McGregor. Pero volviendo a la generalidad de los peleadores de MMA, ellos tienen un pago base y un bono de victoria y algunos tienen bonos de PPV o tasas más altas para los combates de campeonato, pero la gran mayoría obtiene lo mismo ya sea que comiencen como preliminar o titular de un evento y cualquier cambio en el salario requiere negociar un contrato completamente nuevo, no así como los boxeadores que dentro de sus carreras y en cada pelea tienen contratos más dinámicos.

Palabras más sencillas. Un boxeador podría rechazar un contrato en caso que sienta que su paga no es ideal, porque sabrá que vendrá otro promotor y puede elevar las sumas, en las MMA están amarrado a realizar lo que firmaste, aunque tu fama esté subiendo o tengas una racha de victorias impresionantes, además que nadie obliga a la empresa de MMA de ponerte como candidato al título, en cambio en el boxeo, podrían transformarse en “retador obligatorio” y si el promotor no ofrece la cantidad necesaria, la pelea podría irse a una especie de subaste para ver quien ofrece más dinero para organizarla.

O sea, en una frase aún más sencilla, en el boxeo los promotores deben correr riesgos para llevar a cabo sus combates, en UFC no.

Ocupemos el ejemplo de dos enfrentamientos: Jon Jones vs Daniel Cormier en MMA y Deontay Wilder vs Tyson Fury para explicar así el monopolio de UFC.
Según las informaciones de las comisiones atléticas, las dos peleas de Jon Jones contra Daniel Cormier habrían generado ingresos muy similares. Se estimó que ambos vendieron alrededor de 800,000 PPV, en donde el primer combate en UFC 182 generó $ 3.7 millones en sólo venta de entradas, mientras que las ventas de boletos de la revancha fueron de $ 2.4 millones. Mientras que las ventas de PPV de cada evento más las transmisiones internacionales generaron alrededor de $ 35 millones en ingresos por cartelera.
Los gastos de comercialización y producción de los PPVs estuvieron en el rango de $ 9 millones, mientras que los gastos de los peleadores, o sea sueldos, fueron diferentes entre los dos eventos.
En su primera pelea, solo Jones tenía un contrato diferente por el bono de venta PPV, aunque Cormier recibió $ 1 millón de dólares, Jones ganó $ 4 millones por UFC 182. O sea, los gastos totales de los peleadores estuvieron en $ 5 millones, por lo que UFC habría ganado $ 20 millones, porque hay que descontar los pagos a los otros peleadores que llenaron la cartelera.
Para la revancha, no solo Jones y Cormier recibieron una bonificación de PPV, sino que también lo recibió Tyron Woodley, quien defendía su título de peso welter en la co-estelar. Las cifras dicen que Jones volvió a ganar $ 4 millones, Cormier alrededor de $ 3 millones y Woodley $ 1.5 millones de dólares. Por lo que el monto de ganancias de UFC en aquella cartelera fue cercano a los $ 16 millones de dólares.
En el boxeo, los promotores de los dos combates de Fury vs Wilder no vieron nada parecido. Para el primer evento, mientras que las ventas de PPV fueron mucho más bajas de lo que vendió Jones-Cormier, aunque cabe señalar que el precio de venta fue más alto, el evento generó $ 30 millones de dólares. A partir de eso, tuvieron que pagar sus gastos, incluidos las bolsas garantizadas de $ 10 millones para Fury y $ 14 millones para Wilder. Es por eso que lo más probable es que el evento hizo perder dinero al promotor y estamos hablando de algunos millones de dólares.
Para la revancha, las entradas y el precio del PPV fue más alto, por lo que los ingresos totales fueron cerca de los $ 65 millones de dólares, pero el evento aún así volvió a perder millones para los promotores. Quizás más de $ 10 millones. Siendo la razón principal los $ 30 millones que se garantizaron cada uno de los dos cabezas de cartel. Pero por qué hacer esos eventos tan grandes si traen pérdidas, pues porque tenían que hacerlo para así asegurar a estos atletas a firmar más contratos por sus consiguientes peleas, en las cuales de seguro traerían ganancias, o sea una verdadera apuesta.
Imagínense cuanto podrían ganar al momento de realizar Tyson Fury vs Anthony Joshua, la cual ya se denomina la pelea del siglo, siendo que ya tienen asegurado en un contrato a Fury. Es como hambre para hoy, pero pan para mañana.

En UFC eso no se da, ya que al manejar el 90% del mercado de las MMA en Estados Unidos, la empresa negocia con los peleadores diciendo prácticamente que los fanáticos de las MMA pagan por el UFC.
Las otras compañías al no poder pagar los montos y UFC al ser la única promotora millonaria y tener su prestigioso cinturón, pues claro, no es lo mismo ser campeón de Bellator que de UFC, esta es básicamente la gran defensa de Dana White al momento de negociar, te tengo bajo un contrato y esto es lo que te doy y nadie puede darte más dinero, por lo que UFC siempre tiene el sartén por el mango.
Bueno equipo de Youtube, espero que les haya quedado claro, la gran razón de los pagos entre las MMA y el Boxeo y ya saben, para poder apoyar a los peleadores no queda otra que ver más MMA, consuman Artes Marciales Mixtas.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here