Columna: MFC Elite, ya es hora de crecer

0
1359

Siempre es bueno respirar nuevos aires cuando ya ves que tu propio oxigeno se vuelve toxico dentro de tu zona de confort. Un consejo: Aprende de todo y de todos, retiene lo bueno, deshecha lo malo.

Para nadie es un secreto que la historia de las MMA de nuestro país se remonta a los inicios con Cristian “Gorila” Martinez y sus desafíos hacia otros maestros de artes marciales al puro estilo de la Familia Gracie en Brasil, sin embargo, para mi punto de vista personal, el 21 de junio de 2008 fue el verdadero comienzo de éste tan aclamado deporte en nuestras tierras. En ese entonces, el MFC 1 comenzaba su trayectoria anunciando 8 combates de artes marciales mixtas en el que figuraban nombres que hasta el día de hoy son verdaderos hitos del deporte nacional, cómo Matias Vasquez y Jonathan Ortega que partían su carrera profesional con apenas 20 y 24 años de edad respectivamente. Pero así cómo ellos, han habido otros peleadores chilenos que fueron parte del trayecto que MFC ha ido sembrando a los largo de los años, mostrando abiertamente todo el esfuerzo y sacrificio que conlleva mantener una marca, que a ratos se hacía fuerte por la calidad de peleas y el apoyo de patrocinadores que permitían mejorar la parte económica del evento, pero que también dejaba entre ver lo complejo que significaba subir el nivel en cada certamen y que en algunas ocasiones no lo lograron.

A pesar de esto, MFC ha sabido mantener su barco a flote porque si bien, hemos visto hundirse muchas organizaciones que afirmaban llegar a lo más alto en poco tiempo, durante estos últimos años las MMA nacionales han sufrido una baja considerable de torneos que afectan exclusivamente al competidor chileno que trata de mantenerse activo dentro de la jaula, es decir, los que no tienen los recursos para obtener peleas internacionales han tenido que aguantarse sólo con entrenamientos en sus gimnasios y promocionando sus nombres en redes sociales para futuras peleas, algo completamente injusto porque sabemos que es perjudicial para sus carreras el no conseguir un combate serio durante 12 meses, cabe recalcar que con suerte la carrera de un competidor de MMA profesional no dura más de 25 años. Y menciono esto sabiendo que MFC estuvo a punto de dejar de ofrecer eventos de calidad para los actuales atletas profesionales durante el 2019, pero a pesar de todas las tormentas, han sabido replantear sus ideas y creer que es necesario dar un paso atrás para después dar dos hacia adelante, enfocando su trabajo en las nuevas generaciones y potenciando a los peleadores amateur que cada día son más en Chile.

Y ahora estamos dando los primeros pasos del 2020, año es que es necesario que el MFC finalmente se consolide cómo el evento principal de nuestro país, porque hay importantes ojos enfocados en la marca que buscan resultados concretos, y ya es hora de crecer y elevar las expectativas en todos los sentidos, más allá de trabajar en una buena señal vía streaming o ganar likes en redes sociales, es tiempo de cambiar la mentalidad, de cambiar el formato normal de combates que Chile lleva durante años sin mucho éxito, ya es tiempo es derribar mitos y malas creencias en el deporte cómo la mezcla de peleas de MMA con boxeo o kick boxing en jaula sólo para “innovar” o darle ese caché a un evento que debiera ser exclusivamente para competidores de artes marciales mixtas, terminar con el antiguo invento de las “peleas semi-profesionales” porque a nivel mundial sólo existen dos categorías en las MMA, el peleador amateur y profesional, no hay grises en éste deporte. Ni hablar de los típicos “Super 4” que a fin de cuentas sólo sirven para definir campeones por una sola noche.

Es hora de creer en grande, que los posibles directores y ejecutivos de televisión que sólo apuestan por el futbol u otros deportes se logren maravillar del nuevo nacimiento de las MMA de Chile, que quiten de sus mentes el estigma violento que puedan tener sobre los combates y que entiendan que éste deporte es el que posee uno de los mayores crecimientos en el mundo, que tiene un gran futuro por delante, que tenemos un gran abanico de peleadores aguerridos y dispuestos a mostrar todo lo que saben para dar un espectacular show a los aficionados y que se demuestre que hay entretención en el concepto “ver peleas”. Que se sepa también que nos puede motivar a un cambio en el estilo de vida, generando un vínculo con la salud personal y desear un mejor estado físico y mental, algo que otros deportes no lo logran en gran magnitud.

MFC Elite es la clave, tiene que ser la llave de la evolución y el progreso para que se convierta en el certamen guía de los que intentan ser los mejores, que se vuelva a convertir en el trampolín internacional para atletas que entran en la jaula y que su trayectoria recobre por fin el peso para definir una diferencia en todo nuestro continente. Y finalmente es necesario volver a recordar lo siguiente, basta de trabajar siempre a medias, de conformarse con poco, de maltratar al peleador o no darle la exclusiva cabida que se merece, de presentar un torneo mediocre y preocuparse solo de las “estrellas” que puedan aspirar. Es hora de crecer y MFC Elite tiene dicha responsabilidad.

Te damos las gracias por suscribirte a Nuestro Canal de Youtube... Dale click al ícono y síguenos

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here