El corte de peso, la práctica más criticada dentro de las MMA

1
748

La noticia sobre el fallecimiento del peleador chino, Yang Jian Bing, impactó al mundo de las MMA durante el 2015, pero además, aquel caso, abrió nuevamente el debate sobre el corte de peso dentro del deporte, una práctica duramente criticada desde la perspectiva médica, aunque hace rato asumida por los atletas.

Primero que todo comencemos explicando qué es el corte de peso. En las MMA existe la “ceremonia de pesaje”, la cual se hace un día antes de las peleas. Ahí generalmente, los atletas llegan a la balanza con un peso poco representativo para su verdadera masa corporal, el cual luego recuperan en un día para subirse a la jaula con diez o hasta quince kilos más de lo que marcó la báscula.

Para ser más explicativo, imaginemos que un peleador en su diario vivir camina por la calle con 82 kilogramos, o sea, este atleta vive como si fuera a competir en la división media (hasta 84 kilogramos). Pues este atleta generalmente baja de peso en su campamento de cara al combate y aunque podría presentarse como peso wélter (hasta 77 kilogramos), generalmente quieren sacar ventaja, es por eso que cortará hasta la categoría ligera (hasta 70 kilogramos).

Entonces, en el mes previo al combate, se hace una dieta estricta, donde se podría bajar unos 5 kilogramos de grasa; en la última semana de preparación, corta el consumo de los hidratos de carbono, la sal y cualquier cosa que pueda retener líquido, y pierde 3 kilogramos más; en los últimos dos días previos a la pelea, entrena abrigado y bebe el mínimo de agua, ahí pierde otros 2 kilogramos; y ya en la mañana del pesaje, se mete tres horas al sauna, pierde los 2 kilogramos restantes. Esto significa llegar semi desmayado a la balanza, pero dando los 70 kilogramos.
Luego viene el proceso de rebote, donde ingieren todos los alimentos que necesita (carbohidratos, agua, sales, proteínas, etc.) y suben unos 10 a 15 kilos, o sea entran a la jaula con mucho más peso de lo que marcaron en la ceremonia de pesaje.

Es decir, en palabras sencillas, este hábito extremo, que es súper natural dentro del mundo de las MMA, es perder mayormente agua para llegar al límite de la categoría. Esto trae como consecuencia una marcada deshidratación, ya que algunos atletas bajan más de 10 kilos, como el caso de Georges St-Pierre, Anderson Silva o Conor McGregor, por nombrar casos conocidos, lo que puede ser muy peligroso si no se hace correctamente.

En este panorama, la principal amenaza física es una deshidratación no controlada que arrastra, en el peor de los casos, la posibilidad de insuficiencia renal o ataques cardíacos.

Pero, ¿qué riesgos tiene para el peleador este sistema? Según nos cuenta Alan Pasten del Centro médico y kinesiológico Motus, esto “aumenta la posibilidad de lesionarse, porque al entrenar sin alimentarse correctamente, los músculos no reciben los aportes de nutrientes que necesitan, además baja considerablemente la energía durante un combate”. “Al suprimir totalmente los hidratos de carbono, se deja de recibir glucosa y se sabe que el cerebro no funciona sin este elemento”, agrega.

Sin embargo, el problema alimenticio y sus consecuencias no es lo único malo que trae el corte de peso, ya que los peleadores al pasar horas en el sauna y en algunas ocasiones recurrir a laxantes o diuréticos, pueden llegar a dañar severamente los riñones.

Enumerando, según nos cuentan desde Motus, esta pérdida de peso corporal además conlleva la disminución del rendimiento físico y mental, fatiga, cansancio, mareos, falta de concentración, calambres, hormigueos en piernas y pies, brazos y manos; aumento de la frecuencia cardíaca y de la temperatura corporal, dolor de cabeza, falta de aliento y dificultad para respirar y hacer ejercicio, dolor en la región del hígado y los riñones, incapacidad para orinar y eliminar las sustancias tóxicas del organismo, golpes de calor, que es un cuadro clínico con signos como sordera; lengua hinchada, visión oscurecida y pérdida del conocimiento que, en el peor de los casos, puede significar la muerte para el deportista.

Pero en la vereda del frente, están los peleadores, quienes viven con este régimen del corte de peso ¿Qué opinan ellos? Humberto Norambuena, exeleador chileno de MMA y reconocido artista marcial nos cuenta que “es una mala costumbre”, dejando en claro que no está de acuerdo con este hábito.

“Bajar tres o cuatro kilos está bien, pero hay gente que corta 8 o hasta 10 kilos. En Brasil he visto que cortan hasta 12 kilos y eso es mucho, se arriesgan a que les suceda algo, porque el cuerpo no aguanta tanta deshidratación”, agrega el exatleta olímpico.

Norambuena revela que deshidrató durante la última semana previa a uno de sus últimos combate, lo cual le trajo calambres, debilidad y un mal dormir, es por eso que decidió cambiar el régimen y sólo prohibir los líquidos durante el día previo al pesaje.

Lo claro es que los peleadores no lo pasan bien con el corte de peso y los médicos recalcan que es una costumbre bastante peligrosa, aunque debemos admitir que este hábito existe en el deporte de las MMA, y aunque lo quieran o lo odien, ahí está, y hasta el momento es aceptado por quienes ponen las reglas ¿Qué opinan nuestros lectores? ¿Debe acabarse esta práctica o es algo que se debe seguir haciendo?

Te damos las gracias por suscribirte a Nuestro Canal de Youtube... Dale click al ícono y síguenos

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here